Perfil del nuevo presidente del Gobierno Español

Perfil del nuevo presidente del Gobierno Español

Balbina Negreira

Con una Moción de censura constructiva y continuista, el socialista, Pedro Sánchez, asumió ayer 2 de junio la presidencia del Gobierno Español. Debutando como un estratega político; de apariencia física de “guapo”, madrileño, economista y poliglota; el líder del PSOE juró ante el rey de España, prescindiendo de los símbolos de la religión católica, esto es, de la Biblia y del crucifijo-y ante la Constitución Española como libro a quien rendirles cuentas y hacer cumplir las leyes.

Así con un mensaje laico a la nación dándole con ello un “vuelco” al actual estado aconfesional de España. Su entrada al Palacio de la Moncloa con tan solo ochenta y cuatro diputados y él sin una curul en el congreso sacó adelante a través del diálogo con senadores y diputados de su partido y con las representaciones minoritarias de los partidos Unidos-Podemos, PNV, Bildu, entre otras.

Títulos sin cumplimentar asignaturas, vídeo, facturas de café y trajes a la medida por un sastre, black card, cursos que nunca se dieron, y así un largo etcétera de corrupción pública donde habían involucrados tanto del Partido Popular(PP) como del Partido Socialista Obrero Español(PSOE), y sindicatos socialistas y de la izquierda. Desde que saltó la crisis económica en toda Europa afectando de manera drástica la economía a todos los niveles y, muy especialmente, produciéndose damnificados españoles y de inmigrantes de todas las nacionalidades.

Despertando la pesadilla que ha producido tantas guerras desde comienzos de la humanidad como son las luchas raciales. El Mundo, que se divide en primer, tercer y cuarto mundo; y entre negros y blancos- o ricos y pobres-han recreado en este primer cuarto del siglo XXI horribles escenas de conflictos con muertes y destrucción teniendo como protagonismo al radicalismo islámico.

Europa ha sido la cara visible de la inmigración desde los años ochenta de todas partes del mundo al endurecer los Estados Unidos sus leyes migratorias y a la apertura de Europa en la entonces Comunidad Europea ahora Unión Europea-UE.

Hay motivos de sobra para sentirnos-todas y todos-los ciudadanos que residimos en España contentos y optimistas; debido a que la convivencia política y ciudadana se tornó tóxica para el entendimiento y compresión de un país que lleva más de una década bombardeado por noticias acerca de la corrupción pública enhebrándose esto como una madeja.

Pedro Sánchez dispone de cien días sin oposición política. El tiempo suficiente para oler, ver, escuchar, oír y hablarnos por dónde conducirá a las y los españoles autóctonos y de acogida. Además de la gestión política dentro de la Unión Europea. También los lazos que tradicionalmente mantiene España con Iberoamérica.

Las protestas ciudadanas que llegan a Europa desde Nicaragua y Venezuela; y los casos de corrupción pública internacionalizados en la región como es el caso de la empresa brasileña Odebrecht donde sus tentáculos corruptos se instalaron en varios países latinoamericanos y africanos, incluyendo a Portugal. Y que la Justicia en la mayoría de estos países lo están manejando con-suero de miel de abejas-causando esto preocupación debido al “tratamiento habitual” de inmunidad e impunidad en las actuaciones de muchos fiscales y jueces más a las “órdenes” del Poder Ejecutivo que del Poder Judicial al que representan.

Madrid, España.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.